Millennials vs Baby boomers, brechas digitales e información

millennials5-large
De izquierda a derecha: Bastian Manintvel, Florence Broderick, Antonio San José, Ángel Fernández Recuero y José María Álvarez Monzoncillo.

Por: Soraya Carvajal B.

¿Se interesan los Millennials por la política?, ¿Cómo se informan?, ¿Qué relación tienen con los medios de comunicación?, ¿cómo se adaptarán los Millennials a la empresa?, ¿Qué tipo de aspiraciones tienen?, ¿Quieren cambiar en mundo o sólo recorrerlo?, estas y muchas preguntas más surgieron en el debate “Millennials vs Baby boomers, brechas digitales e información”, realizado por la Fundación Telefónica.

El evento parte de la premisa de que los Millennials, es decir, aquellos nacidos después de 1980 y hasta 1998 son la generación llamada a asumir el liderazgo del mundo y por tanto la generación deseada por las empresas, por sus posibilidades de consumo. Mientras que los Baby boomers, nacidos entre 1946 y 1964, cuando tras la Segunda Guerra Mundial aumentaron las tasas de natalidad, y que durante décadas han mantenido el liderazgo económico y social, van dando paso a las generaciones más jóvenes.

Pero más allá del rango de edad, ¿qué se entiende por Millenial? Para Florence Broderick, strategic marketing manager en la unidad de Big Data de Telefónica, el espíritu Millennial se caracteriza por el deseo de viajar, por estar conectados permanentemente, por la vocación de emprendimiento, por estar obsesionados por la flexibilidad y el cambio, “pero especialmente por ser híper-impacientes”.

Bastian Manintvel, presidente ejecutivo de 2btube, hijo de Baby boomers holandeses “para quienes lo más importante era reconstruir el país y el mundo después de la segunda guerra mundial y cuyo principio básico era trabajar”; reconoce que gracias al trabajo de sus padres ha tenido muchas posibilidades de elegir y en su opinión los Millennials viven ciertas paradojas como que tienen más opciones, más acceso a la información, pero menos trabajo, menos posibilidades económicas y ciertas limitaciones en cuanto a seguridad, por el terrorismo. “Yo les veo inquietos, pero con falta de reconocimiento, porque pese a tener miles de amigos y seguidores en las redes sociales, no entienden cómo no pueden conseguir un trabajo, cómo no pueden avanzar en su vida laboral”.

A su vez, Ángel Fernández Recuero, cofundador de Jot Down Magazine fue crítico con la definición habitual sobre esta generación pues en su opinión el concepto Millennial está más relacionado con el uso de la tecnología, con la experiencia digital, con la inquietud por conocer cosas, que por el momento en que se nace, “no creo que tenga que ver con un tema generacional, sino con cuándo te ha llegado la oportunidad o la necesidad de utilizar la tecnología”.

Fuente: Pew Research Center
Fuente: Pew Research Center

Por su parte, José María Álvarez Monzoncillo, catedrático de Comunicación Audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos y coordinador del Informe Millennials, afirmó que no se puede diferenciar a dos generaciones por un año de nacimiento y que las generaciones no son homogéneas, sino que hay brechas culturales, educativas, sociales, económicas, de género y también digitales que marcan las diferencias. “Unos nacen con la televisión, otros con internet, hay muchas similitudes por ejemplo entre los Baby boomers y los hippies, y entre los Millennials e internet, mientras que con relación a la propiedad privada e intelectual hay muchas diferencias. Cada generación tiene una iconografía, unos símbolos, unos ídolos, una forma de vestir; los Millennials, por ejemplo, han roto con los mitos del pop, es una cultura remix que le da vuelta a todo”.

Quienes investigan acerca de la generación Millennial señalan que entre sus características distintivas están la inmediatez, el deseo de consumo y gratificación instantánea y por tanto la impaciencia. Este aspecto, según Broderick, incide para que ésta sea “una generación bastante deprimida porque después de estudiar una carrera universitaria, creyendo que vamos a tener un trabajo buenísimo, vamos a comprar una casa, etc., llegamos y vemos que no es posible comprar una casa con 30 años como hicieron nuestros padres, y estamos muy lejos de esos logros”. Frente a este panorama, Broderick considera que los Millennials se inclinan hacia las experiencias, hacia la cultura “Wanderlust”, aquella caracterizada por el deseo, la pasión por viajar, explorar el mundo, tener nuevos aprendizajes, conocer nuevas culturas, estilos de vida y comportamientos.

Por eso, la strategic marketing manager en la unidad de Big Data de Telefónica, señala que las empresas/organizaciones tienen el reto de enseñar a los Millennials a desarrollar la paciencia y “una de las maneras puede ser a través de las rotaciones, porque los Millennials queremos hacer y aprender de todo, por eso es muy difícil que seamos especialistas”

A su vez, el catedrático de la Universidad Rey Juan Carlos considera que vivimos en una sociedad mucho más acelerada, más rápida, donde tendemos a quererlo todo inmediatamente, donde todo hay que hacerlo muy rápido, donde hay que consumir muy rápido y la tecnología incide en esa inmediatez. “Los Millennials son una generación más inquieta, se tiende a creer que como Millennial eres hiperactivo o autista, posiblemente en las generaciones anteriores también teníamos estas enfermedades, pero no había diagnóstico”.

Fernández Recuero, sin embargo, considera que la generación de los Baby boomers presenta mayores índices de depresión que los jóvenes actuales y, en su opinión, la inmediatez es una cuestión de recursos, pues a lo largo de la historia los privilegiados, aquellos que han tenido todos los medios necesarios han podido acceder con inmediatez a sus deseos, “lo que pasa es que ahora tenemos acceso a muchas cosas gracias a la tecnología”. Para el cofundador de Jot Down Magazine los Millennials viven el efecto Peter Pan, porque no han pasado por los roles vividos por los Baby boomers, que tuvieron hijos y responsabilidades más tempano, y por tanto sus posibilidades de ocio y de vivir la cultura son otras.

boomersEntorno laboral

Para Manintvel, quien dirige una compañía de gestión de contenidos digitales, los jóvenes de hoy trabajan igual que las generaciones anteriores, “son muy emprendedores y saben crear algo de la nada”. Este empresario cree además que la principal característica del público Millennial de contenidos digitales es la lealtad, “son seguidores muy fieles a esos contenidos, pero en el momento en que se aburren se van”.

Florence Broderick señaló también que los tres factores claves para el talento joven dentro del ámbito corporativo son: La experiencia internacional, que implica la posibilidad de viajar con el trabajo o de trabajar en equipos o entornos internacionales. El Liderazgo no vertical, con la consiguiente cultura empresarial moderna y flexible, y finalmente, contar con unos beneficios acordes a sus intereses.

Entre la generación Millennial tiene mucho auge la “economía colaborativa”, basada en la cooperación, la participación, el intercambio y la ayuda mutua para generar bienes o servicios, sin que necesariamente prime el beneficio económico.

En este contexto se enmarca el Contenido Generado por el Usuario (User Generated Content-UGC) y publicado en internet, especialmente en redes sociales y plataformas como YouTube, lo que implica una democratización en el acceso a la producción digital y en el acceso al mercado por vías menos convencionales. Pero este tipo de economía también enfrenta dificultades cuando aparecen empresas interesadas en monetizar esos contenidos producidos gratuitamente, pues los creadores corren el riesgo de terminar trabajando, sin ninguna remuneración para alguien que sí busca un beneficio económico.

Álvarez Monzoncillo, investigador de la generación Millennial, señaló además que es importante tener en cuenta que el mundo de la tecnología también está lleno de grandes intereses, de multinacionales y casi que, de monopolios, y advirtió sobre el riesgo de caer en la cíber-utopía. “Sí, hay más capacidad de empoderamiento, de organizar la protesta social con el uso de las tecnologías, porque el smartphone es un arma poderosa, pero también hay que pensar qué habría hecho Martin Luther King con un smartphone o cómo habría caído La Bastilla si hubiese habido redes sociales”.

El catedrático de Comunicación Audiovisual aseguró además que los Millennials están llamados a cambiar en mundo en tanto son jóvenes y deberán tomar el timón de la ruta, pero que la verdadera cuestión es si se puede hablar de tercera o cuarta revolución industrial “y los Millennials van a estar ahí porque son la gente joven y ser joven es un valor, pero también es un problema”.

Fernández Recuero, sin embargo, fue más crítico al señalar que quienes están haciendo los cambios no son los Millennials, quienes, en su opinión, “a veces acaban por defender una causa que no conocen, debido a la falta de reflexión, entonces tienen que venir Bauman o Chomsky a explicar lo que está pasando”.

millennials0

 

Datos, privacidad y responsabilidad

En el debate hubo un claro consenso en torno a que la cantidad, el volumen de datos y de información disponibles actualmente no lleva forzosamente a estar mejor informado y que el acceso a las tecnologías digitales implica cierta pérdida de intimidad o incluso exposición, debido a los datos que se dejan en el camino.

“La era de la abundancia de la información también tiene problemas y por eso no hay que generalizar, en España también tenemos Millennials ninis y el uso que hacen de la red es distinto que el de aquellos que la pueden utilizar para formarse, mejorar, competir…internet bajo la apariencia de que está todo, tiene usos completamente distintos”, indicó Álvarez Monzoncillo.

Frente a la polémica entono a la privacidad, a la huella digital que dejan nuestras conexiones, nuestros datos, para que las empresas o el Estado nos conozcan mejor, Ángel Fernández afirmó que paralelo a la híper-información se debe desarrollar la habilidad de la discriminación. “El que quiera informarse mejor deberá aprender a filtrar, analizar y acercarse a los sitios que le ofrezcan mejor información, pero hay un problema de cognición y es que los seres humanos tienen a rodearse de cosas que les son cómodas y que les dan razón en lo que ya se piensa, por eso aquí los profesores, los maestros, tienen un papel que jugar guiando para que la gente use la híper-información en su beneficio”.

Así mismo, el cofundador de Jot Down Magazine fue enfático al afirmar que “evidentemente yo prefiero vivir en esta sociedad donde mis datos pueden ser encontrados, a vivir hace 35 años en una sociedad donde no había libertades” y desde su punto de vista esto implica asumir la responsabilidad como usuario, superar la comodidad o el hedonismo y el hecho de pensar que es el Estado quien tiene que protegernos en todo momento.

Finalmente, en un mundo global y conectado permanentemente, donde crece el consumo de información a través de las redes sociales, donde el auge del emprendimiento es la respuesta a la escasez de oportunidades en el mundo corporativo;  donde en ocasiones el talento se impone a los estudios formales; donde muchos se sienten frustrados o impotentes ante una clase política que no los representa o ante el avance del cambio climático, el mundo Millennial vive un punto de inflexión, aún con muchas más preguntas que respuestas.

Anuncios

Ada Lovelace Day: la incómoda verdad sobre el sexismo en tecnología

Augusta Ada King, Condesa de Lovelace – destacada matemática, escritora, icono de la igualdad de género en la tecnología y titular de un nombre fantástico – El 13 de octubre se celebran sus logros pioneros en ciencia y tecnología.
Augusta Ada King, Condesa de Lovelace – destacada matemática, escritora, icono de la igualdad de género en la tecnología y titular de un nombre fantástico – El 13 de octubre se celebran sus logros pioneros en ciencia y tecnología.

Ada Lovelace tiende a ser designada como la primera programadora de computadoras del mundo. En 1843, tradujo un texto del matemático italiano Luigi Menabrea sobre la máquina analítica del matemático británico Charles Babbage. En su traducción Lovelace adjuntó una serie de notas que explican el funcionamiento del incipiente computador de Babbage. Estos aportes terminaron teniendo el doble de la longitud del texto en sí, y en una sección describen un algoritmo que la máquina analítica podría usar para calcular los números de Bernoulli.

Aunque la máquina nunca se construyó, ni el código se probó, la secuencia de operaciones descrita es citada a menudo como la primera específicamente diseñada para su uso con un ordenador. Las notas de Lovelace mostraron además, conciencia conceptual sobre el potencial de la máquina analítica.

“La máquina analítica no tiene pretensiones de originar nada. Puede hacer lo que sea que nosotros sepamos ordenarle realizar…Pero es probable que ejerza una influencia indirecta y recíproca en la ciencia misma”.

Lovelace describió conceptos como el bucle y la subrutina y se definía a sí misma como analista y metafísica.

Esta científica escribió un completo plan describiendo el algoritmo necesario que permite calcular los valores de los números de Bernoulli utilizando dos bucles, demostrando las capacidades de bifurcación de la máquina analítica. Asimismo describió cómo realizar operaciones trigonométricas que hacían uso de variables también en la máquina analítica de Babbage y definió el uso de tarjetas perforadas para programarla.

Lovelace como símbolo

Mientras que la historia personal de Lovelace es fascinante, en la última década se ha convertido en un símbolo para un asunto más amplio.

Ada Lovelace Day fue fundado en 2009 por el consultor de software social Suw Charman-Anderson, buscando arrojar luz sobre esta pionera tecnóloga victoriana y como una forma de llamar la atención sobre las contribuciones de las mujeres a ciencia y la tecnología, a lo largo de la historia.

Para celebrar el día, BBC Radio 4 difundió la lectura de las cartas de Lovelace, mientras que mujeres de todo el mundo compartieron sus experiencias acerca de trabajar en temas que van desde la microscopía electrónica a la arqueología en Twitter mediante el hashtag #AdaLovelaceDay.

En áreas donde las mujeres tienden a estar insuficientemente representadas, Ada Lovelace Day es una ocasión importante para luchar contra los prejuicios y preconceptos inconscientes (y tal vez conscientes) acerca de las personas que trabajan en universidades y laboratorios. ¿Porque es esto importante? Porque, como Stewart Mitchell señala, el sexismo cotidiano que se vive desde escuelas hasta empresas consolidadas y altamente reconocidas, está empujando a las mujeres lejos de carreras en tecnología.

Texto tomado y adaptado de http://www.alphr.com

Big data, internet de las cosas y grandes corporaciones

De izq a derecha: Lucía Álvarez, Rosa María Sainz, Francisco Manzanero, Rafael Luque, Mónica Martínez Walter, Elena Pisonero y David del Val.
De izq a derecha: Lucía Álvarez, Rosa María Sainz, Francisco Manzanero, Rafael Luque, Mónica Martínez Walter, Elena Pisonero y David del Val. Fuente: Fundación Telefónica

Por: Soraya Carvajal B.

¿Sabe usted por qué son importantes los datos que generan los ciudadanos cuando hacen una compra con tarjeta o una transacción bancaria, consultan al médico, realizan una llamada telefónica, navegan por internet, usan un videojuego, etc.?, ¿Qué hacen las compañías que trabajan con estos datos?, ¿Cuáles son los usos?.

En la segunda sesión de “Vivir en un mar de datos” se abordó la relación entre el Big Data y la visión y proyectos que las compañías de este sector vienen desarrollando en España, a fin de aportar nuevas soluciones y negocios, facilitar el crecimiento de las empresas, así como establecer nuevas relaciones y alianzas.

En el evento Lucía Álvarez, Responsable de Analítica de Negocio de IBM para España, Israel, Grecia y Portugal, señaló que teniendo en cuenta que los datos son la nueva materia prima, para su compañía es relevante entender cómo extraer el valor de la información que se está generando, saber cómo utilizarla, cómo transformarla y sacar partido de ella para convertirla en una ventaja competitiva, en una transformación de las líneas de negocio.

Álvarez aseguró que cada día se genera una inmensa cantidad de datos en los más variados sectores. Así, cada segundo se producen en el mundo 10 mil pagos con tarjeta; cada año se publican 700 mil artículos médicos y las mismas empresas generan mucha información a través de todas sus interacciones, por eso, para esta directiva, el reto está en ser capaz de captar el dato en el momento en que se produce, pues la información tiene una temporalidad que es necesario saber aprovechar.

“El Big Data permite a las empresas conocer bien a sus clientes para ofrecerles un servicio más personalizado, predecir sus comportamientos futuros, analizar patrones y detectar comportamientos fraudulentos”, afirmó.

Para Álvarez las empresas que están invirtiendo en el valor de los datos tienen un incremento en la satisfacción de los clientes, lo que genera un retorno, pues “los estudios señalan que las empresas que surgen alrededor del dato tienen 3 veces más posibilidades de éxito que las que no lo hacen y que por cada dólar invertido en datos y analítica las empresas recuperan 13 dólares”.

Actualmente los trabajos de analítica más demandados en su compañía son aquellos dirigidos a detectar el fraude, al igual que la demanda de soluciones que permitan integrar los distintos servicios de la ciudad, soluciones en el área de la sanidad o servicios de ventanilla única, entre otros.

A su vez, Francisco Manzanero, Director General de HP Software para España y Portugal, afirmó que cada día se genera una ingente cantidad de datos que incluyen el data machine, los contenidos multimedia, información estructurada, información de telemetría, tráfico, etc., y el reto está en ser capaz de capturar toda la información para tomar las mejores decisiones, entender a los clientes y darles el mejor servicio acorde a sus necesidades.

“Big Data es conocer mejor a nuestros clientes y vivir la realidad, el día a día de sus necesidades (…) por eso vamos a necesitar soluciones que capturen todo tipo de información: estructurada, clásica, información humana, etc. Tenemos que adaptar nuestros productos y servicios en tiempo real”.

Este dirigente aseguró que sus principales clientes en Big Data son “las empresas de la nueva tecnología que han entendido la importancia de la monetización del dato”, pero que el abanico de posibilidades es tan amplio que también trabajan en producir soluciones para los sectores del petróleo, atención sanitaria, administración central, prevención del crimen e incluso interpol.

Para Manzanero es claro que el “Big data lo está cambiando todo y gracias a ello el sector IT está en los consejos de empresa”.

Big-Data-Blog-Image2Big data

¿Oportunidad de negocio o burbuja?

¿El Big Data es un negocio o puede ser una burbuja?, esa fue la retadora pregunta de Mónica Martínez Walter, Presidenta del grupo tecnológico internacional GMV, para quien aunque este sector tenga una importante resonancia mediática se debe tener en cuenta que “no siempre el Big Data es la solución”, sino que, por el contrario, puede ser un gran problema si los datos son erróneos, heterogéneos o no tienen calidad.

La Presidenta de GMV aseguró que el Big Data requiere herramientas, personal cualificado, infraestructura y tener claro el modelo de negocio. Para esta directiva además, uno de los principales problemas que actualmente afrontan las compañías del sector es la escasez de personal especializado pues, en su concepto, estos profesionales deben ser una mezcla entre informático, matemático, estadístico, tener olfato para los negocios y saber comunicar eficazmente los resultados.

El valor real de los datos proviene de entender el valor de los negocios, hacer preguntas prácticas y apoyar la toma de decisiones (…) Hace falta el talento para discernir dónde están las oportunidades, tener una cantidad de datos por delante y plantear una pregunta práctica que vaya a tener consecuencias para el negocio, que vaya a ser fundamental”.

Martínez Walter indicó que, dado que internet no es un entorno seguro, su compañía está trabajando en ayudar a sus clientes a protegerse de los diferentes ataques que surgen en la red, detectar vulnerabilidades y levantar las alarmas en tiempo real. “Trabajamos la prevención del fraude con tarjetas bancarias, análisis de vigilancia digital, gestión de datos clínicos, agricultura de precisión, entre otros”.

Finalmente esta dirigente afirmó que teniendo en cuenta que el Estado no es sólo un cliente, sino también un propietario de datos, que son de todos, debería hacer esta información accesible, generando así oportunidades de negocio.

A su vez, la Presidenta de Hispasat, Elena Pisonero, afirmó que, en términos generales, el Big Data consiste en captar información para tomar decisiones de forma más eficiente y eficaz. Esta directiva considera que hoy en día “los datos son oro molido”, si se saben utilizar con las preguntas adecuadas. Por eso, piensa que es fundamental crear equipos diversos y polivalentes para generar las mejores soluciones.

Según Pisonero aunque los avances tecnológicos siempre producen miedo y aunque habrá casos de éxito y miles de casos de fracaso, la revolución del Big Data es un proceso imparable, pues la tecnología, además de dar soporte aporta una nueva dimensión estratégica. Por ello, aseguró que las corporaciones tendrán más capacidad de innovar, ampliarán el sistema de pensamiento, sus redes, etc.

Y teniendo en cuenta que actualmente los satélites son agentes fundamentales para transmitir todo tipo de información, la presidenta de Hispasat precisó que los principales usuarios de su compañía son los sectores militar y de defensa; de transporte y carga y finalmente la administración civil, en ese orden.

David del Val, Consejero Delegado de Telefónica en I+D, afirmó que el Big Data es un concepto que lleva ya bastantes años, que se define por el volumen, la variedad y la velocidad de los datos, que genera valor y ayuda a predecir el futuro.

Del Val aseguró que a diario en su compañía trabajan con una gran cantidad de datos de los clientes, referidos a las llamadas que hacen, sus conexiones a las diferentes antenas, los lugares por dónde se desplazan, etc., y esa información la utilizan en el ámbito interno para hacer la planificación de sus redes, definir dónde instalan las antenas, entre otros aspectos.

En el ámbito externo, según del Val ya vienen dando pasos hacia internet de las cosas, para que todo objeto que tenga un microprocesador pueda conectarse a internet.

Para Del Val, en Big Data cada vez será más normal que se combinen diferentes fuentes de información y los datos más variopintos, y con internet de las cosas van a empezar a surgir muchos más datos y aplicaciones que combinarán toda esta información.

Pero, a pesar del prospero panorama, este directivo de I+D señaló que el reto más desafiante se refiere a la velocidad en la emisión de los datos, pues cada vez es más necesario que los datos lleguen rápidamente, que se envíen en tiempo real a los lugares donde serán analizados y eso se complica porque a medida que avanza la velocidad en la emisión de datos, los sensores deberán contar con baterías mucho más duraderas, para que el modelo de negocio sea sostenible, pues no es viable estar cambiando la batería cada tres meses. “Al aumentar la velocidad de emisión se necesitarán baterías de 10 años de duración, pero actualmente que las baterías duren más sólo se consigue haciendo que emitan a muy baja velocidad”.

Código Ético

Respecto al debate sobre la legalidad y ética de la recolección y manejo de los datos todos los representantes empresariales coincidieron en señalar que entre los ciudadanos prima el temor y la desconfianza sobre la cesión y el uso que se pueda hacer de sus datos, y generalmente tienen la sensación de que dan mucho a cambio de los servicios que reciben.

Así mismo, señalaron que el sector del Big Data debe ordenarse, pues falta un marco legislativo que establezca los límites de la privacidad o un código ético que impulse acciones como por ejemplo, trabajar con datos anonimizados (sin nombres).

Sin embargo, para todos es claro que los datos son una fuente de dinero, que el Big Data es una industria creciente y que deben redoblar sus inversiones para proteger los datos y evitar las fugas de información, porque el consenso general es que éste es un proceso imparable y “no se le pueden poner puertas al campo”.