Redes sociales: la exposición seduce

“Un café para comenzar bien el día; hoy cumple años mi sobrino;  me voy de puente al Caribe; haciendo galletas en casita; me voy a dormir que ya es hora”, estos son solo algunos de los mensajes que a diario inundan las redes sociales y que evidencian la creciente tendencia de millones de internautas de exponer milimétricamente su día a día en la red.

En nuestra sociedad, mediada por lo tecnológico, internet se consolida como el “espacio público” virtual por excelencia, un lugar dinámico, de movimiento, de conexión, relaciones e intercambio, un espacio donde se genera un nuevo lenguaje y maneras de hacer, un lugar con numerosas bondades, pero también con sombras fundamentadas en los usos que hacemos de la red.

Las redes sociales, han venido a evidenciar que existen nuevas maneras de concebir lo público, lo privado e incluso lo íntimo, pues ya no se puede establecer claramente dónde termina una esfera y comienza otra, todo se mezcla en este ágora y aumenta la legión de personas enganchadas  a sus dispositivos móviles, fascinadas por contar su cotidianidad, desde que se levantan hasta que se acuestan, sus declaraciones de amor y odio, sus idas y venidas, por intrascedentes que sean;  sus romances y rupturas, todo a través de facebook, twitter, Hi5, Sonico, whats app, entre otros tantos, sin contar además con que gracias a los sistemas de geolocalización de los móviles,  en todo momento estamos indicando dónde estamos.

Pero, ¿por qué  seducen tanto las redes sociales?, ¿Por qué la gente encuentra placentero contar sus vidas privada a través de ellas?, ¿Por qué ceden voluntariamente sus vidas y datos, de manera que incluso sabemos qué música escuchan o qué artículos leen mientras están conectados a la red?, ¿será que todos buscamos nuestros cinco minutos de fama? o ¿ que la gente tiende a refugiarse en los espacios públicos virtuales, dejando de lado los espacios públicos reales?,  ¿cuál es el concepto actual de privacidad?, ¿por qué el valor de la esfera privada hoy cotiza a la baja?.

Estas preguntas tienen múltiples respuestas y el debate sigue en construcción, pero casi todos los expertos coinciden en que tras estas conductas también subyacen tendencias narcisistas, exhibicionistas y voyeristas. Pero además, coinciden en recordar a los usuarios de las redes sociales que son ellos quienes producen y difunden los contenidos a través de las plataformas y por tanto deberían ser los primeros a los que compete el desafío ético de decidir qué publicar o no, pues es claro que en internet todo es público, aunque lo público tenga distintos niveles.

Y teniendo en cuenta que con el móvil es muy fácil hacer una foto o video y subirlo inmediatamente a la red, tal vez deberíamos tomarnos unos segundos antes de hacerlo  y pensar si vale la pena compartirlo o si podría comprometer a alguien.  Si no gana el afán mediático, siempre nos quedará la posibilidad de recurrir a empresas como reputation.com, salirdeinternet.com, eprivacidad.es o muchas más que trabajan en eliminar de la red la información no deseada o que afecte nuestra reputación; porque entrar en la red depende de un simple click, pero salir y tratar de recuperar el anonimato tiene un precio.

Descubriendo a Pérez Galdós

Por: Soraya Carvajal B.

Retrato de Pérez Galdós, pintado por Joaquín Sorolla y que fue popularizado en los billetes de mil pesetas

“Un adelantado a su tiempo, que generó controversia por sus planteamientos progresistas y por develar las luces y sombras de la sociedad del siglo XIX, pero que por su enorme talento y amplia producción literaria se ganó el reconocimiento unánime de la sociedad española”, es la definición que hace Oliver, el guía de la Casa Museo Pérez Galdós.

Benito Pérez Galdós, novelista, dramaturgo, cronista y articulista (1843-1920)nació en Las Palmas de Gran Canaria y la Casa Museo muestra el ámbito en el que vivió sus primeros años el mayor representante de la novela realista del Siglo XIX en España.

El recorrido por la casa natal del escritor permite al visitante disfrutar de un espacio amplio y cálido, ejemplo de la bella arquitectura doméstica de finales del siglo XVIII.

El recorrido se articula en dos itinerarios: Los espacios de la literatura, donde se conservan manuscritos, cartas, libros, artículos periodísticos, fotografías, entre otros materiales;  y los espacios de la intimidad, que recrean los ambientes cotidianos del escritor y donde el visitante puede conocer parte del legado de Pérez Galdós, como el mobiliario de sus residencias de Madrid, Santander y Las Palmas, entre el que están los muebles concebidos por el mismo autor, que disfrutaba del diseño y la pintura, ver la recreación de su despacho y los numerosos recuerdos que conservó de sus viajes por toda Europa.

Casa Museo Pérez Galdós en Las Palmas de Gran Canaria
La Casa Museo, que comenzó su actividad en 1964 y fue reabierta hace tres meses, después de su ampliación, expone el recorrido vital de Pérez Galdós, comenzando por los años de aprendizaje del autor que vivió en Las Palmas una infancia cómoda, tranquila y creativa y donde tuvo acceso a una educación inicial que comenzó a despertar su afición por la historia y las artes plásticas, antes de trasladarse a Madrid.

El museo recoge también buena parte de su recorrido por la literatura, cuando se consolidó como el máximo exponente del Realismo español, logró una alta popularidad gracias a la publicación de “Los episodios nacionales” y fue elegido miembro de la Real Academia Española y expone parte de sus vivencias políticas, pues fue miembro del Partido Liberal de Sagasta, de tendencia progresista; del Partido Republicano y diputado a las Cortes por Madrid y Las Palmas.

Merece la pena visitar la Casa Museo Pérez Galdós y acercarse a una de los autores españoles más versátiles,  ilustres, inconformes y con pensamiento crítico, que a través de su amplia obra recreó detalladamente personajes, ambientes, situaciones, costumbres y acontecimientos de su época, con un lenguaje que se aparta del artificio y se acerca a la naturalidad y sensibilidad del lenguaje popular.

El ingreso al museo y la completa visita guiada por Oliver, un joven canario que transmite al visitante el cariño por su tierra y la admiración por el autor, son completamente gratuitos
Obras:  Benito Pérez Galdós tuvo una amplia producción literaria que abarca las novelas de tesis, novelas españolas contemporáneas, novelas espirituales y obras de teatro. Entre las principales obras están:

Episodios Nacionales:  El interés de Pérez Galdós por la historia cristaliza en esta obra, cuya Primera serie abre Trafalgar (1873), recreación de la derrota naval hispano francesa contra los ingleses en 1805. La presenta Gabriel de Araceli, golfillo gaditano al servicio de don Alonso Gutiérrez de Cisniega, Capitán de navío. Con Marcial -Medio-Hombre- y José María Malespina, padre de Rafael, combaten al inglés desde el barco Santísima Trinidad. Capturados por los ingleses, los liberan barcos españoles. Gabriel aprende el heroísmo, el sacrificio y el sentir patriótico.

La Fontana de Oro (1870)

Doña Perfecta (1876), obra rechazada por la oposición ultra católica que le reprochaba haber escrito un panfleto anticlerical.

La desheredada (1881)

Fortunata y Jacinta 1886-87)

Miau (1888)

Frases de Pérez Galdós:

Yo no tengo la culpa de que la vida se nutra de la virtud y del pecado, de lo hermoso y de lo feo

El verdadero amor, el sólido y durable, nace del trato; lo demás es invención de los poetas, de los músicos y demás gente holgazana.

El dinero lo ganan todos aquellos que con paciencia y fina observación van detrás de los que lo pierden